Claves para conseguir que tu hijo camine solo

En el proceso del crecimiento, los científicos establecen que los bebés están preparados para caminar cerca del primer año de vida. Por supuesto, esto incluye un par de meses antes o después, así que no te preocupes si aún no lo hace.

Está en tus manos ayudarlo a sentirse seguro de ese primer paso. Para ello cuentas con ejercicios de fortalecimiento y estimulación temprana que hacen maravillas con el desarrollo psicomotor de tu bebé.

 

Fortalece los músculos de sus piernas

Para este elemento es bueno agenciarte un área de juego con una superficie firme de suelo y barandas sólidas a las que pueda aferrarse. Algunos de los llamados “corrales infantiles” modernos no cumplen con estas características y aunque son más seguros en cuanto a posibles golpes, su estructura es tan blanda e inestable que los niños no logran fortalecerse en ellos.

Antes de caminar, tu hijo debe saber sostenerse en pie y mantenerse así por varios minutos. Te recomendamos que lo coloques sobre superficies duras que asemejen el suelo. Una manera de estimularlo a realizar estas acciones es colocando objetos que le llamen la atención a determinadas alturas donde solo pueda acceder estando de pie.

Ya superada esta etapa, llega la hora de enseñarle a desplazarse sosteniéndose de objetos estables como barandas, muebles o incluso una pared. En teoría estos son los verdaderos primeros pasos, pero poco a poco lograremos que se suelte y ande por sí mismo.

 

Bríndale confianza y estimulación

En ese momento es necesario que le prestes mucha atención a lo que hace tu bebé. Trata de estar presente cuando él sienta deseos de intentar andar solito, pero no lo fuerces a ello.

Dale tus manos para que sean sus puntos de apoyo y camina con él, mientras lo estimulas verbalmente brindándole seguridad. Soltarlo un momento para que se sostenga solo y pedirle que vaya hacia ti es uno de los métodos más efectivos.

by