Fumar cerca de un bebé: cómo le afecta

El correcto desarrollo de un bebé puede verse afectado por algún tipo de enfermedad en la madre, una malnutrición o el empleo de drogas y la ingesta de alcohol.

Otro factor del que mucho se habla es la necesidad de evitar el tabaco durante el embarazo pero ¿realmente sabemos cuánto daño causa a nuestro bebé?

 

El cigarro y el embarazo

Un embarazo de alto riesgo puede culminar en el nacimiento de un bebé saludable si se implementan las medidas apropiadas. Sin embargo, cuando la madre es fumadora y no puede controlar su adicción, la tarea es mucho más complicada.

El tabaco es el responsable de muchos nacimientos prematuros y de bebés con bajo peso al nacer, elementos que afectan grandemente el desarrollo fuera del útero materno del recién nacido. Incluso, algunos estudios han demostrado que los bebés cuyas madres sufren de diabetes gestacional o de presión alta nacen con menos problemas que aquellos que han absorbido los químicos del tabaco.

La nicotina y el monóxido de carbono, compuestos principales del cigarro, impiden que el oxígeno llegue apropiadamente a tu bebé durante su gestación. Más aun, como todo lo que consume la madre pasa al feto a través de la placenta, el niño nacerá automáticamente con una adicción a la nicotina. ¿Realmente quieres eso para tu hijo?

 

Principales complicaciones del tabaco durante el embarazo

El fumar no solo afecta el tamaño y peso de tu bebé, sino que puede provocarle retraso en el desarrollo de sus pulmones y, por tanto, problemas respiratorios de por vida, como el asma. El tabaco también causa daños en la función cerebral del bebé, lo que provoca trastornos del aprendizaje, bajo coeficiente intelectual y problemas de conducta.

Lo ideal es que se deje el tabaco antes de intentar concebir. Esto aumenta notablemente las probabilidades de lograr un embarazo.  Es aconsejable, además, que luego del nacimiento se mantenga la casa como un ambiente libre de humo para así evitar complicaciones respiratorias en el recién nacido.

by