¿Qué son los cólicos? ¿Puede padecerlo mi bebé?

Los cólicos son dolores abdominales que varían de intensidad en el tiempo, desde muy intenso, opresivo (retortijón o retorcijón) hasta llegar el alivio para elevar su intensidad, nuevamente.

La explicación médica a este fenómeno es que se produce por un aumento, en ocasiones brusco, de los movimientos peristálticos de las vísceras huecas abdominales.

 

Tipos de cólicos

Hay tres tipos de cólicos: el biliar, nefrítico y el de lactante.

El biliar acontece por una distensión de la vesícula biliar generalmente por un cálculo, el nefrítico según el historial médico es el más fuerte de todos los dolores incluso por encima del de parto y está dado también por de igual modo por un cálculo, sólo que este se ubica en el conducto que va desde los riñones hasta el tracto urinario cercano a la uretra.

El de lactante es una de las afecciones que más preocupan y estresan a los padres, precisamente porque el bebé no para de llorar. Es la afección más común en los recién nacidos y se define como un dolor abdominal con contracciones espasmódicas del intestino que provoca que el niño llore por espacio de más de 3 horas con una frecuencia de más de tres días a la semana.

 

¿Qué hacer ante un cólico?

Lo primero es asistir al médico, el especialista es el que define qué tipo de cólico es el que afecta al bebé y su tratamiento. Aunque lo más probable es que padezca del cólico del lactante usted no lo puede inferir.

En la actualidad muchos se decantan para tratar esta afección, por lo saludable e inofensivo, por los tratamientos homeopáticos, aunque también existen ejercicios que usted le puede realizar al nene en casa, como doblarle las piernitas hasta el estómago y luego estirarlas o voltearlo a un lado, u otro para que voten los gases. Lo que si no es para nada es recomendable masajearle el estómago.

by